Acción Católica General

Málaga

Imagen del día

Sólo por hoy seré feliz, en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no sólo en el otro mundo, sino también en éste – San Juan XXIII

Sólo por hoy seré feliz, en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no sólo en el otro mundo, sino también en éste – San Juan XXIII

Señor, ayúdanos a distinguir la felicidad verdadera de la que es solamente ficción. Para vivirla como Tú quieres que la vivamos. Para transmitirla a quienes nos rodean. Porque a ellos también les pertenece. Esa felicidad que no está hecha de placeres mundanos, sino de alegría por ser humildes seguidores tuyos y por aportar algo de […]

Sólo por hoy seré feliz, en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no sólo en el otro mundo, sino también en éste – San Juan XXIII Leer más »

No debemos perder esta certeza: Jesús está a nuestro lado para ayudarnos, para protegernos, incluso para levantarnos después del pecado – Papa Francisco

No debemos perder esta certeza: Jesús está a nuestro lado para ayudarnos, para protegernos, incluso para levantarnos después del pecado – Papa Francisco

Jesús no es el Dios de la ira, sino el Padre que perdona siempre. Basta acudir a él con la confianza del hijo que reconoce que se ha equivocado, que lo ha hecho mal, que no ha sabido enfrentarse a los peligros, sino que se ha metido en ellos para terminar cayendo en el precipicio.

No debemos perder esta certeza: Jesús está a nuestro lado para ayudarnos, para protegernos, incluso para levantarnos después del pecado – Papa Francisco Leer más »

Sin humildad y sin caridad no llegaremos a ser nunca nada  – Beato Marcelo Spinola

Sin humildad y sin caridad no llegaremos a ser nunca nada – Beato Marcelo Spinola

Dos virtudes unidas, sobre las que se asienta la santidad. Sin humildad y sin caridad, nada somos y nada de lo que hagamos tiene sentido. En este tiempo cuaresmal bien nos hará meditar más sobre nuestra pequeñez y sobre el compromiso que tenemos adquirido por el bautismo para ser ejemplos vivos de amor a los

Sin humildad y sin caridad no llegaremos a ser nunca nada – Beato Marcelo Spinola Leer más »

El Señor pagará todo lo que se hace por Él, aunque sea regalar a otro un vaso de agua – San Gabriel de la Dolorosa

El Señor pagará todo lo que se hace por Él, aunque sea regalar a otro un vaso de agua – San Gabriel de la Dolorosa

Nada de lo que hagamos por los demás quedará sin recompensa. Ni siquiera una sonrisa a esa persona que nos ha mirado con animadversión. Si realmente estamos convencidos de que esto es verdad y no corremos a ayudar a los otros es que estamos demasiado apegados a nuestros egoísmos. Dios nos quiere más generosos y

El Señor pagará todo lo que se hace por Él, aunque sea regalar a otro un vaso de agua – San Gabriel de la Dolorosa Leer más »

Reprender a los demás es muy fácil, pero es muy difícil mirarse bien a sí mismo – San Francisco de Sales

Reprender a los demás es muy fácil, pero es muy difícil mirarse bien a sí mismo – San Francisco de Sales

Solemos considerarnos mejores de lo que realmente somos. Decimos que nos conocemos bien pero no es cierto. Tenemos encima de nosotros demasiadas capas de autoestima que nos impiden vernos como de verdad somos. En los demás, enseguida vemos los defectos y casi nunca las virtudes. Por eso somos rápidos en reprender y lentos en halagar.

Reprender a los demás es muy fácil, pero es muy difícil mirarse bien a sí mismo – San Francisco de Sales Leer más »

La presencia de Dios es un remedio contra todos los vicios – San Basilio el Grande

La presencia de Dios es un remedio contra todos los vicios – San Basilio el Grande

A veces buscamos escaparnos de la presencia de Dios porque los halagos mundanos son muy fuertes y engañosos. Por eso, cuando huimos de Él, no queriendo verle, aunque sabemos que siempre está, nos convertimos en marionetas de los que lo suplantan. Seamos claros: si realmente queremos ser buenos cristianos, es decir, si queremos ser fieles

La presencia de Dios es un remedio contra todos los vicios – San Basilio el Grande Leer más »

El alma que está enamorada de Dios es un alma gentil, humilde y paciente – San Juan de la Cruz

El alma que está enamorada de Dios es un alma gentil, humilde y paciente – San Juan de la Cruz

Son los hechos, no los dichos, los que demuestran si amamos a Dios o nos amamos a nosotros mismos o a cualquier cosa mundana. Quien se arroja en los brazos de Jesús deja de lado los egoísmos y todos los ropajes que lo envuelven: soberbia, idolatrías, sumisión al mal… Humildad, paciencia, servicio, eso sí nos

El alma que está enamorada de Dios es un alma gentil, humilde y paciente – San Juan de la Cruz Leer más »

¿Qué cruz puede llamarse grande, si Tú, Señor, ayudas a llevarla? – Beata Rafaela Ibarra

¿Qué cruz puede llamarse grande, si Tú, Señor, ayudas a llevarla? – Beata Rafaela Ibarra

Hermoso es confiar en el Señor, que no abandona nunca a los suyos, aunque, a veces, pueda la ceguera humana ver otra cosa distinta. Porque por muchas dificultades, cruces con las que nos carguen o nos carguemos nosotros mismos, nunca serán grandes si contamos con la ayuda del Crucificado, que siempre, con su ejemplo y

¿Qué cruz puede llamarse grande, si Tú, Señor, ayudas a llevarla? – Beata Rafaela Ibarra Leer más »

La verdadera enseñanza que transmitimos es lo que vivimos; y somos buenos predicadores cuando ponemos en práctica lo que decimos – San Francisco de Asís

La verdadera enseñanza que transmitimos es lo que vivimos; y somos buenos predicadores cuando ponemos en práctica lo que decimos – San Francisco de Asís

Un maestro que no dé ejemplos de lo que enseña tiene pocas posibilidades de ser comprendido e imitado. El cristiano que desee convencer a los demás solamente con sus palabras, está expuesto a que su enseñanza no sea útil. Porque la mejor predicación, como dice la sabiduría popular, es el buen ejemplo. Como vivamos seremos

La verdadera enseñanza que transmitimos es lo que vivimos; y somos buenos predicadores cuando ponemos en práctica lo que decimos – San Francisco de Asís Leer más »

Una penitencia muy buena es dedicarse a cumplir los deberes cotidianos con exactitud y a estudiar y trabajar con todas nuestras fuerzas – San Pedro Damiani

Una penitencia muy buena es dedicarse a cumplir los deberes cotidianos con exactitud y a estudiar y trabajar con todas nuestras fuerzas – San Pedro Damiani

La mortificación física y voluntaria del cuerpo no es buena penitencia si nos aparta de poder cumplir con nuestras obligaciones. A veces queremos auto convencernos de que el sacrificio corporal nos acerca más a Dios, sin ver que nos puede estar alejando de servirle en los hermanos y en las tareas que tenemos encomendadas. En

Una penitencia muy buena es dedicarse a cumplir los deberes cotidianos con exactitud y a estudiar y trabajar con todas nuestras fuerzas – San Pedro Damiani Leer más »