Acción Católica General

Málaga

Se paciente con todo el mundo; pero sobre todo contigo mismo – San Francisco de Sales

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Se paciente con todo el mundo; pero sobre todo contigo mismo - San Francisco de Sales

La paciencia es una virtud muy frágil. Nos cuesta a todos ponerla en práctica en muchos momentos de nuestra vida diaria. Solemos caer en la tentación de perder los nervios cuando no nos dan la razón, o cuando nos sacan los colores o cuando alguien nos adelanta en estima y valoración. Pero si hemos de ser pacientes con los demás, probablemente nos ayude a ello si practicamos la paciencia con nosotros mismos, convencidos de que con paciencia todo se alcanza.

Anteriores

El que canta, reza dos veces.

El que canta, reza dos veces.

A Dios debemos alabarle siempre. Con nuestros actos, en los que queremos demostrar nuestro amor hacia Él, y por eso intentamos realizarlos