Puedes ganar más adeptos con una cucharada de miel, que con un barril de vinagre – San Francisco de Sales

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Por la fuerza no se consigue convencer, sino imponer. Con la bondad, la mansedumbre, la humildad, y, sobre todo, con el propio ejemplo, es más fácil llegar a los otros. Si no ven en nosotros la mano que castiga o la lengua que descalifica virulentamente, no nos rechazarán de entrada. Para conseguir más adeptos a la causa del Evangelio debemos despojarnos de la soberbia y la amenaza.

Anteriores