Porque no puedes partir el Pan del domingo si tu corazón está cerrado a los hermanos. No puedes comer de este Pan si no compartes los sufrimientos del que está pasando necesidad – Papa Francisco

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Acercarnos a comer el cuerpo de Cristo nos tiene que llevar a compartir mucho más de lo que compartimos. Empezando por abrir nuestro corazón a los que nos rodean. Sin miedos preconcebidos. Servirlos cuando sea necesario, aunque no nos lo pidan. Escucharlos cuando nos digan algo. Acompañarlos siempre que lo necesiten. No tener en cuenta sus fallos, ni reprocharles lo que hacen mal. Quererlos, en definitiva, al estilo que Cristo nos ha marcado. La Eucaristía, nuestra fiesta principal, es alegría compartida. No la despreciemos.

Anteriores