Podemos santificar hasta las cosas más pequeñas y transformar en divinos los actos más ordinarios de la vida – Santa Isabel de la Trinidad

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Es en todos los instantes de cada día, rutinarios y simples casi siempre, donde podemos transformarnos para bien de nosotros mismos y de los demás. Basta con convertir lo que hacemos, por nimio que sea, en alabanza y gloria del Dios que nos ama y que nos impele a amar a los demás. No se nos pide que hagamos cosas heroicas, sino que lo que hagamos esté impregnado de bondad y entrega.

Anteriores