Pídele a la Santísima Virgen que sea tu guía: que sea la estrella, el faro que luzca en medio de las tinieblas de la vida – Santa Teresa de los Andes

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Jesús nos dejó a su madre por madre nuestra. Está siempre dispuesta a escucharnos para ayudarnos en nuestras necesidades. Acerquémonos a ella sin miedo. Como hijos confiados en su amor. Aunque seamos, a veces, rebeldes. Recurramos a ella con frecuencia. Es quien mejor nos puede guiar para caminar como buenas personas por la vida. Su presencia dentro de nuestros corazones nos ilumina en los momentos en los que estamos más abatidos o desorientados. Que nos acompañe siempre. No nos alejemos nunca de su protección.

Anteriores