No nos encerremos en nosotros mismos, no perdamos la confianza, nunca nos resignemos: no hay situaciones que Dios no pueda cambiar, no hay pecado que no pueda perdonar si nos abrimos a él – Papa Francisco

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Tu misericordia, Señor, es infinita. Que sepamos abrirnos a ella. Que nunca dudemos de ti. Que, por muchas caídas que tengamos en nuestras vidas, seamos siempre capaces de confiar en tu bondad. Que no tengamos miedo de pedirte perdón cuantas veces seamos vencidos por la infidelidad. Porque Tú nos has demostrado que nos amas sin límite. Porque has entregado tu vida para salvarnos. Solamente quieres que nos salvemos, que confiemos en tu misericordia. ¡Ayúdanos, Señor!

Anteriores