La amistad con Dios y la amistad con los demás son la misma cosa. No podemos separar una de la otra – Santa Teresa de Jesús

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Amigos de Dios y amigos de los que conviven con nosotros y también de los que no conocemos. La familia que el Señor quiere que formemos es la que se basa en la amistad desinteresada. La que no busca beneficios personales. Una amistad que se da por completo, sin esperar nada a cambio. Una amistad que es servicio y entrega. Una amistad que renuncia al propio yo para abrazar el nosotros.

Anteriores