En las cosas necesarias, la unidad; en las dudosas, la libertad; y en todas, la caridad – San Agustín

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Somos dados a imponer a los demás nuestros propios criterios, incluso violentándoles con palabras elogiosas o con desprecios. En el fondo, lo que nos falta es el conocimiento completo de nosotros mismos y la humildad necesaria para admitir que la libertad que pedimos la debemos conceder a los que no están de acuerdo con nosotros. En el fondo, nos falta el ejercicio siempre saludable de la caridad.

Anteriores