El que es bueno, es libre, aunque sea esclavo; el que es malo, es esclavo, aunque sea rey – San Agustín

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

La libertad de los hijos de Dios está en obrar en conciencia, en ser buenos con todos, en no buscar más que el bien de los que nos rodean, conforme Cristo nos ha mandado. Quien no obra así, no puede considerarse libre, sino esclavo, y no será capaz de disfrutar de la paz que da la conciencia del que obra correctamente, sin odios ni rencores.

Anteriores