El poder político, católico o no, ni puede obligar a abrazar la fe religiosa que no gusta, ni puede impedir abrazar y profesar una fe que gusta – Papa Juan Pablo I

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Los cristianos debemos ser conscientes de que el mensaje del Evangelio no debe ser impuesto a nadie que no desee aceptarlo. Es un mensaje que se asume libremente, sin coacciones de ningún tipo. Esto no nos exime de pregonarlo, de palabra y de obra, para que sea conocido por quienes lo ignoran. De igual forma tenemos que ser conscientes de que a nosotros nada ni nadie debe impedirnos vivir conforme nos ha enseñado Cristo. Porque la razón de nuestra vida es ser fieles a la fe que hemos recibido

Anteriores