El pan que tú retienes es de los que tienen hambre; de los que están desnudos el vestido que tú guardas; libertad y rescate de los miserables, el dinero que tú escondes en la tierra – San Ambrosio de Milán

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Nos cuesta comprender que lo que tenemos son dones, muchos o pocos, que Dios ha puesto en nuestras manos para que los administremos correctamente. No son nuestros en exclusiva, sino que tenemos la obligación moral de contribuir con ellos al bien común. No es justo que veamos pasar ante nuestros ojos las miserias humanas, también espirituales, de los demás sin hacer nada por remediarlo. Al final de los tiempos seremos examinados de amor.

Anteriores