El nombre de María es la alegría para el corazón, miel para los labios, y la melodía para el oído de sus devotos – San Antonio de Padua

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

María, nuestra Madre, lo es todo para los que nos consideramos hijos suyos. Por eso nos sentimos alegres cuando la alabamos y bendecimos. Pronunciar su nombre nos llega de inmensa paz. Si la llevamos siempre con nosotros, seremos los más dichosos. Ella nos guiará siempre por el buen camino, el que nos conduce a su Hijo y hermano nuestro, Jesús.

Anteriores