Al que es verdaderamente humilde, todo le parece demasiado para él; cree siempre que le dan más de lo que merece; juzga a todos superiores a sí, y se alegra del bien que hacen los otros – Beato Marcelo Spínola

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

¿Somos nosotros de esos que se alegran sinceramente del bien de los demás? ¿O acaso nos disgusta que los otros puedan conseguir lo que nosotros no logramos? ¿Nos conformamos con lo que recibimos o nos quejamos porque creemos que merecemos más? ¿Quiénes son mejores: ellos o nosotros? Si somos capaces de responder honestamente a estas preguntas y estamos dispuestos a modificar nuestro orgullo habremos entrado en el camino de la humildad. Ahí encontraremos la dicha que nos lleva a ser mejores.

Anteriores