En estrecha cercanía con las virtudes ya recordadas, está la misericordia. Ella es buenísima, y muy agradable a Dios, y adecuada en sumo grado para las almas pías – San Cirilo de Alejandría

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Dios es misericordioso con todas y cada una de las personas. Porque todas hemos sido creadas a su imagen y semejanza. Y por todas y cada una envió a su Hijo que, por nuestras culpas, fue inmolado en la cruz. De esta forma nos liberó de nuestras faltas. Quiere que seamos misericordiosos con los demás, como Él lo es con cada uno de nosotros. Un creyente que pretenda ser fiel a las enseñanzas del Evangelio no tiene que alejarse de practicar la virtud de la misericordia, porque ésta nos acerca a la bondad del Señor.

Anteriores