La muerte os espera en todas partes; pero, si sois prudentes, en todas partes la esperáis vosotros – San Bernardo de Claraval

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Mejor es estar prevenidos, sin tener miedo a que llegue el momento en el que nos encontraremos cara a cara con el Señor. Convenzámonos íntimamente en que cuanto mayor bien hagamos aquí, más recompensa recibiremos. Nuestro paso por este mundo ha de ser sembrado de obras buenas. Si vivimos siendo fieles a la fe recibida y confiamos en la misericordia de Dios, estaremos siempre preparados para recibir la recompensa.

Anteriores