Entretenerse en buscar defectos al prójimo es prueba suficiente de no ocuparse apenas de los suyos propios – San Francisco de Asís

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Somos muy dados a ver la paja en el ojo de los demás, mientras que nos cuesta distinguir que en los nuestros hay una viga que desenfoca la realidad. ¡Cuánto mejor nos iría si no empleáramos tiempo alguno en criticar lo que hacen o dejan de hacer los otros! De mayor utilidad nos resultaría dedicar el tiempo que empleamos en escudriñar las faltas ajenas en emplearlo en examinar nuestro comportamiento con Dios y con los hermanos.

Anteriores