San Roberto

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

San Roberto nació hacia el 1028 en el Condado francés de Champagne. A los 15 años entró en la vida monástica. En 1074, una comunidad de ermitaños solicitó al papa Gregorio VII que le nombrase superior de ellos, lo que así sucedió. Poco después, trasladó al grupo de ermitaños a Molesmes, donde fundó un gran monasterio que tuvo gran repercusión en el mundo eclesial de la época. Esta comunidad se dividió en dos y Roberto partió con un grupo a fundar un nuevo monasterio en Citeux, donde implantó una nueva disciplina monástica, la cisterciense. Al final de su vida fue llamado como abad a Molesmes, donde murió el 17 de abril de 1111, a los 83 años de edad. Fue canonizado por el papa Honorio III en 1220.

Otros santos del día:

<img class=»aligncenter size-full» src=»https://live.staticflickr.com/65535/33743191128_390875f4e8_o.png» alt=»San Roberto» width=»500″ height=»200″ />

Nació hacia el 1028 en el Condado francés de Champagne. A los 15 años entró en la vida monástica. En 1074, una comunidad de ermitaños solicitó al papa Gregorio VII que le nombrase superior de ellos, lo que así sucedió. Poco después, trasladó al grupo de ermitaños a Molesmes, donde fundó un gran monasterio que tuvo gran repercusión en el mundo eclesial de la época. Esta comunidad se dividió en dos y Roberto partió con un grupo a fundar un nuevo monasterio en Citeux, donde implantó una nueva disciplina monástica, la cisterciense. Al final de su vida fue llamado como abad a Molesmes, donde murió el 17 de abril de 1111, a los 83 años de edad. Fue canonizado por el papa Honorio III en 1220. 

<strong>Otros santos del día:</strong>

Anteriores

San Vicente Paúl

Memoria de san Vicente de Paúl, presbítero, que lleno de espíritu sacerdotal y entregado en París al servicio de los pobres, veía

Santos Cosme y Damián

Santos Cosme y Damián, mártires, que, según la tradición, ejercieron la medicina en Ciro, en Augusta Eufratense, hoy territorio de Siria, no

San Cleofás

Conmemoración de san Cleofás, discípulo del Señor, a quien, con el otro compañero itinerante, ardía el corazón cuando Cristo, en la tarde

Nuestra Señora de la Merced

Cuenta la tradición que la Virgen se apareció simultáneamente al rey Jaime I de Aragón, a San Raimundo de Peñafort y a