El humilde apaga la soberbia, pero el soberbio no puede dañar a la humildad – Santa Catalina de Siena

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Solamente si nos reconocemos pequeños, pecadores y mendigos del perdón de nuestro Padre Dios y del de los hermanos, podremos transitar por la senda de la virtud, que es por donde debemos caminar siempre. Por eso es preciso que no cedamos nunca a las tentaciones que nos impelen a considerarnos fuertes, superiores a los otros y merecedores de alabanza, porque la soberbia nos alejará del Reino.

Anteriores