Carlo Acutis, muerto de leucemia a los 15 años, en 2006, ya es beato

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

 

Carlo Acutis, un adolescente italiano que murió el 12 de octubre de 2006, cuando tenía 15 años, a causa de una leucemia muy agresiva que acabó con su vida en muy pocos días, ha sido declarado beato en una solemne ceremonia celebrada en la ciudad de Asís, cuna y sepulcro de san Francisco, a la que asistieron. En el cementerio de esta ciudad fue enterrado, cuando murió, porque así era su deseo, y sus restos se encuentran actualmente en el santuario de la Expiación, a donde fueron trasladados en enero de 2019. La causa de beatificación y canonización se abrió en 2013 y fue declarado venerable en 2018, por lo que es uno de los procesos más rápidos en la historia de las canonizaciones.

Había nacido en Londres, donde vivían sus padres, el 3 de mayo de 1991. Pocos meses después la familia se trasladó a Milán. Desde muy pequeño mostró un amor especial a Dios, aunque sus padres no eran practicantes, logrando con su fe y el ejemplo de su vida que se convirtieran y asistieran a misa diariamente.

Era muy alegre, le gustaba la música, y era aficionado a internet, los videojuegos y la programación, amaba el fútbol y la Eucaristía, defendía a los compañeros de escuela que sufrían acoso, especialmente a los que tenían alguna discapacidad, y ayudaba a los necesitados. Asistía diariamente a misa y comulgaba, pues para él la Eucaristía era esencial en su vida, y rezaba el rosario. Pese a su corta edad, organizó una exposición sobre 136 milagros eucarísticos reconocidos por la Iglesia, ocurridos en numerosas partes del mundo, y otra sobre la Virgen, que han sido vistas por cientos de miles de personas. Su lema fue “Estar siempre unido a Jesús, ese es mi proyecto de vida”. Cuando le diagnosticaron la enfermedad, ofreció su sufrimiento por la Iglesia, el Papa y la gente enferma.

Supo aprovechar los enormes recursos que ofrece internet para evangelizar. El Papa Francisco, en la exhortación apostólica postsinonal “Christus Vivit,” el 25 de marzo de 2019, le dedicó las siguientes palabras: “Él sabía muy bien que esos mecanismos de la comunicación, de la publicidad y de las redes sociales pueden ser utilizados para volvernos seres adormecidos, dependientes del consumo y de las novedades que podemos comprar, obsesionados por el tiempo libre, encerrados en la negatividad. Pero él fue capaz de usar las nuevas técnicas de comunicación para transmitir el Evangelio, para comunicar valores y belleza”. Se espera que Este nuevo beato de sudadera, zapatillas deportivas y pantalones vaqueros sea declarado patrono de internet. Su fiesta se celebra el 12 de octubre, aniversario de su muerte.

Anteriores