San Martiniano

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Se retiró al desierto de Cesarea, en Palestina, siendo muy joven. Con el ayuno, la oración y el trabajo vencía las pasiones carnales y las tentaciones diabólicas. Vivió así 25 años. Una ramera fue a tentarlo. Martiniano pisó con sus pies descalzo carbón ardiendo y, aguantando el dolor, grito: “¡Cómo será el fuego del infierno!” La mujer, que se llamaba Zoe, quedó sorprendida por su fuerza espiritual y se arrepintió, enviándola el santo al monasterio de santa Paula, en Belén, donde vivió hasta su muerte, 12 años después. Martiniano se fue a una isla desierta, donde estuvo varios años, alimentándose de la comida que le llevaba un barquero. Para huir de nuevo de las tentaciones con una joven que había llegado donde él estaba, se tiró al mar y llegó al sur de Grecia. Emprendió una larga peregrinación y falleció en Atenas hacia el año 422.

Otros santos del día:

• En Karden, cerca del Mosa, en el territorio de Tréveris, actualmente en Alemania, san Cástor de Aquitania, presbítero y eremita († s. IV).

• En Todi, ciudad de la Umbría, región de Italia, san Benigno, presbítero y mártir († s. IV).

• En Lyon, en la Galia, actualmente en Francia, san Esteban, obispo († hacia el año 515).

• En Rieti, en la región de Sabina, hoy en el Lacio, región de Italia, conmemoración de san Esteban, abad, varón de eximia paciencia, acerca del cual escribió san Gregorio I Magno, papa († s. VI).

• En Osnabrück, de Sajonia, en Germania, san Gosberto, obispo de los suevos, que, habiendo sido desterrado por los paganos, asumió el gobierno de la citada iglesia de Osnabrück († 874).

• En Carcasona, en la Galia Narbonense, en la actual Francia, san Guimera, obispo († hacia el año 931).

• En Lodève, también en la Galia Narbonense, san Fulcrán, obispo, insigne por su misericordia hacia los pobres y por su celo en el oficio divino († 1006).

• En Meaux, en la Galia, también en la Francia actual, san Gilberto, obispo († 1009).

• Cerca de Ptolemaida, en Palestina, tránsito del beato Jordán de Sajonia, presbítero de la Orden de Predicadores, sucesor e imitador de santo Domingo, que trabajó incansablemente para extender la Orden y pereció en un naufragio († 1237).

• En Spoleto, ciudad de la Umbría, región de Italia, beata Cristina (Agustina) Camozzi, la cual, muerto su esposo, cedió por un tiempo a la concupiscencia de la carne, pero convertida, escogió la vida penitente, ingresando en la Orden Secular de San Agustín, distinguiéndose por su vida de plegaria y por el servicio a enfermos y pobres († 1458).

• En Padua, en la región de Venecia, en el Véneto, en Italia, beata Eustoquia (Lucrecia) Bellini, virgen de la Orden de San Benito († 1469).

• En la localidad de Dongjaochang, cerca de la ciudad de Lezhi, en la provincia de Sechuan, en China, san Pablo Liu Hanzou, presbítero y mártir, estrangulado por ser cristiano († 1818).

• En Thi-Nghe, en Conchinchina, actualmente en Vietnam, san Pablo Le-Van-Loc, presbítero y mártir, que en tiempo del emperador Tu Duc fue degollado en la puerta de la ciudad por confesar a Cristo († 1859).

• En Huehuetenango (Guatemala), Beato James (Santiago) Alfred Miller, hermano profeso del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas; nacido en Stevens Point (EE.UU.) quien fuera asesinado por odio a la fe. († 1982).

(Del Martirologio Romano)

Anteriores

Santos Pedro y Pablo

Solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo. Simón, hijo de Jonás y hermano de Andrés, fue el primero entre los discípulos

San Ireneo

Memoria de san Ireneo, obispo, que, como escribe san Jerónimo, de niño fue discípulo de san Policarpo de Esmirna y conservó con

San Cirilo de Alejandría

San Cirilo, obispo y doctor de la Iglesia, que, elegido para ocupar la sede de Alejandría, en Egipto, trabajó con empeño para

San Pelayo

En Córdoba, en la región española de Andalucía, san Pelayo, mártir, que, a los trece años, por querer conservar su fe en