San Leandro de Sevilla

Facebook
WhatsApp
Twitter
Pinterest

Memoria de san Leandro, que fue obispo de Sevilla, en España, hermano de los santos Isidoro, Fulgencio y Florentina, el cual, por su predicación y solicitud, convirtió de la impiedad arriana a la fe católica al pueblo visigodo, con el auxilio de su rey recadero (hacia el año 600).

Otros santos del día:

• En Cesarea de Palestina, pasión de los santos mártires Antonino, Nicéforo, Zebinas y Germán, y Manate, virgen. Ésta última, en tiempo del emperador Galerio Máximo, después de ser azotada, fue quemada viva, y los primeros fueron decapitados por haber reprochado valientemente a voz en grito la impiedad del prefecto Firmiliano, que ofrecía sacrificios a los dioses († 308).

• En Aix-en-Provence, en la Galia Narbonense, hoy en Francia, san Mitrio, a quien, aunque siervo de condición, la santidad le hizo libre († s. IV).

• En Tours, en la Galia Lugdunense, también en la actual Francia, san Bricio, obispo, discípulo de san Martín, que sucedió a su maestro y durante cuarenta y siete años padeció muchas adversidades († 444).

• En África Proconsular, conmemoración de los santos mártires hispanos Arcadio, Pascasio, Probo y Eutiquiano, que, por no querer adherirse de ningún modo a la herejía de Arrio, fueron primeramente proscritos por Genserico, rey de los vándalos, luego exiliados y atormentados con atroces suplicios hasta sufrir la muerte de distintos modos. Fue entonces cuando el niño Paulillo, hermano de Pascasio y Eutiquiano, brilló por su constancia, ya que, al no poder arrancarlo de su fe católica, fue largamente azotado y condenado a la más vil esclavitud († 437).

• En Vienne, en la Galia Lugdunense, actualmente en Francia, san Leoniano, abad, que, llevado a esta ciudad cautivo desde Panonia por gente enemiga, rigió muy santamente a monjes y monjas durante más de cuarenta años, primero en Autún y después en Vienne († hacia el año 518).

• En Auvernia, en Aquitania, hoy Clermont-Ferrand, en Francia, san Quinciano, obispo, que primero ocupó la sede de Rodez, pero después, exiliado por los godos, fue nombrado obispo de los auvernios († hacia el año 525).

• En Cittá di Castello, en la Umbría, región de Italia, conmemoración de los santos Florencio, obispo, de cuya doctrina fiel y vida santa fue testigo el papa san Gregorio I Magno, y de san Amantio, su presbítero, rebosante de caridad para con los enfermos y adornado de todas las demás virtudes († s. VI).

• En Rodez, en Aquitania, hoy en Francia, san Dalmacio, obispo, de cuya caridad para con los pobres se hace lenguas san Gregorio de Tours († 580).

• En el valle de Susingen, entre los helvecios (hoy Suiza), san Himerio, eremita, que predicó el Evangelio en aquella región († hacia el año 612).

• En Toledo, ciudad de España, san Eugenio, obispo, que trabajó en la ordenación de la sagrada liturgia († hacia el año 657).

• En la región de Cambrai, en la Galia, hoy en Francia, santa Maxelendis, virgen y mártir, que, según la tradición, al elegir a Cristo como su esposo y rechazar al individuo a quien sus padres la habían prometido, éste la mató con su espada († 670).

• En la basílica de San Pedro, de Roma, san Nicolás I, papa, que sobresalió por su energía apostólica al reafirmar la autoridad del Romano Pontífice en toda la Iglesia († hacia el año 867).

• En el monasterio de Regla, en la Vasconia francesa, tránsito de san Abón, abad de Fleury, que, admirablemente preparado en las Sagradas Escrituras y en las letras humanas, murió asesinado de una lanzada por defender la disciplina monástica y fomentar denodadamente la paz († 1004).

• En Ivrea, en el Piamonte, región de Italia, conmemoración del beato Varmundo, obispo, esclarecido por la viveza de su fe, su piedad y su humildad, que defendió de las insidias de los poderosos la libertad de la Iglesia, construyó la catedral, fomentó el monacato y promovió la escuela episcopal († hacia 1010/1014).

• En Cremona, en la Lombardía, también región de Italia, san Homobono, comerciante, que se hizo famoso por su caridad hacia los pobres, por acoger y educar a niños abandonados y por poner paz en las familias († 1197).

• En Roma, santa Agustina (Livia) Pietrantoni, virgen de la Congregación de Hermanas de la Caridad, dedicada cristianamente al cuidado de los tuberculosos en el hospital del Santo Espíritu, donde murió acuchillada por un enfermo en un ataque de furor homicida († 1894).

• En Simat de Valldigna, en la región de Valencia, en España, beato Juan Gonga Martínez, mártir, que dio su vida por Cristo en la cruel persecución contra la fe († 1936).

• En Portichol de Tavernes, cerca de Carcaixent, en la misma región de España, beata María del Patrocinio de San Juan (María Cinta Asunción) Giner Gomis, virgen del Instituto de María Inmaculada de las Misioneras Claretianas y mártir, que en la persecución antes aludida alcanzó la vida eterna luchando por la fe († 1936).

• En Halle an der Saale, en Sajonia, región de Alemania, beato Carlos Lampert, presbítero y mártir, que, después de haber sido encarcelado tres veces por un régimen inhumano y hostil a la religión, fue finalmente decapitado por odio a la fe cristiana y al sacerdocio († 1944). 

• En Sofía, ciudad de Bulgaria, beatos Pedro Vicev, Pablo (José) Dzidzov y Josafat (Roberto) Mateo Siskov, presbíteros de la Congregación de los Agustininos de la Asunción, que, bajo un régimen hostil a Dios, acusados falsamente y encarcelados por ser cristianos, merecieron recibir por su muerte el premio prometido a los discípulos de Cristo († 1952).

(Del Martirologio Romano)

Anteriores

Santos Pedro y Pablo

Solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo. Simón, hijo de Jonás y hermano de Andrés, fue el primero entre los discípulos

San Ireneo

Memoria de san Ireneo, obispo, que, como escribe san Jerónimo, de niño fue discípulo de san Policarpo de Esmirna y conservó con

San Cirilo de Alejandría

San Cirilo, obispo y doctor de la Iglesia, que, elegido para ocupar la sede de Alejandría, en Egipto, trabajó con empeño para

San Pelayo

En Córdoba, en la región española de Andalucía, san Pelayo, mártir, que, a los trece años, por querer conservar su fe en